Emergencia en Hungría por derrame de fango tóxico

miércoles, 6 de octubre de 2010

Funcionarios del gobierno indicaron que el vertido cubre un área de 20 kilómetros de largo por 10 kilómetros de ancho. Y agregaron que una vez que se seque, el polvo que quede en la zona podría causar cáncer de pulmón.

La fuga ocurrió luego de que se rompiese un dique, que contenía una sustancia con elementos altamente tóxicos, dañinos y muy corrosivos en el depósito de una fábrica de aluminio.

Más temprano, el primer ministro, Viktor Orban, aseguró que el derrame fue causado por un error humano y que no había señales de que tenga causas naturales.

El vertido de lodo tóxico en Hungría, que ha causado cuatro muertos y más de un centenar de heridos, vuelve a demostrar la fragilidad de los ecosistemas fluviales y el peligro de que los daños ambientales se extiendan por toda una cuenca.

El ministro del Ambiente rumano, Laszlo Borbely, se mantenía hoy en contacto con autoridades húngaras, las cuales aseguraron que por el momento no hay riesgos de contaminación sobre el río Danubio, que atraviesa ambos países.

El Ministerio del Ambiente rumano monitorea la calidad de las aguas, precisó un comunicado.

Según la portavoz del ente nacional de las aguas rumanas, Ana Mariu Agiu, no se reporta contaminación en los afluentes principales del Danubio.

El martes al menos cuatro personas murieron en Hungría, donde fue declarado el estado de emergencia en tres alcaldías del oeste del país, a causa de la fuga de un derivado de aluminio.

El hecho provocó un desastre ecológico sin precedentes, por el que además de los 4 muertos hubo 120 heridos, e indujo al gobierno a proclamar el estado de emergencia en tres provincias, Veszprem, Gyor-Sopron y Vas.

Por razones aún no determinadas, objeto de una investigación de la fiscalía local, desde el establecimiento de la sociedad Mal S.A., en Ajka (a unos 160 kilómetros al oeste de Budapest), fueron arrojados, aproximadamente, 1,1 millones de metros cúbicos de fango rojo, un material altamente corrosivo que contiene además metales pesados, entre ellos, el plomo.

Ayudas de la UE

El fango rojo es una mezcla de agua e impurezas que se han eliminado de la bauxita en el proceso para extraer aluminio y que se considera nociva, según el NDGDM. El ministro de Medio Ambiente reconoció a la BBC que probablemente necesitarán ayuda técnica y financiera de la Unión Europea para limpiar el vertido, producido a unos 160 kilómetros al oeste de Budapest. Soldados, policías, ambulancias y voluntarios iniciaron ayer las obras de reconstrucción y anoche el Ejército levantó un pontón en Kolontár.

El Gobierno húngaro ha prometido pagar indemnizaciones a los afectados, según ha declarado el primer ministro, el conservador Viktor Orbán, al diario Népszabadság. El jefe de Gobierno prometió investigaciones exhaustivas para aclarar los detalles del vertido. Todo indica, según Orbán, que la catástrofe no tuvo causas meteorológicas, sino que se debió seguramente a un error humano.

El impacto del vertido de fango podría ser mucho peor que el de la fuga de agua contaminada con cianido en Baia Mare (Rumania) hace diez años, cuando un se derramó agua de un depósito de una mina de oro, según ha señalado un experto de Greenpeace.

Historia de algunos desastres ambientales más destacados en Europa

Entre los desastres más graves en Europa ocasionados por vertidos químicos e industriales de este tipo están los siguientes: - 1 noviembre 1985.- Un incendio en un almacén químico cerca de Basilea (Suiza) produce un envenenamiento masivo de las aguas del Rin y el fallecimiento de toda su fauna.

Los países afectados de lo que se denominó "Chernóbil centroeuropeo" fueron Francia, Alemania, Holanda y Luxemburgo.

- 25 abril 1998.- La rotura de una balsa de residuos de una mina de la empresa sueco-canadiense Boliden, en la localidad sevillana de Aznalcóllar (España), vierte cinco hectómetros de aguas ácidas y lodos tóxicos en el cauce del río Guadiamar.

La fauna acuática resultó prácticamente arrasada y los residuos inutilizaron más de seis mil hectáreas de terrenos y alcanzaron una zona de marismas limítrofe con el Parque Nacional de Doñana, la mayor reserva de biodiversidad española.

- 30 enero 2000.- Se rompe una balsa con residuos mineros y se vierten cien mil metros cúbicos de agua con alto contenido en cianuro, procedente de una explotación aurífera de Baia Mare (Rumanía).

El vertido contaminó los ríos Somes, Tisza y Danubio a su paso por Rumanía, Hungría, Yugoslavia y Bulgaria, hasta desembocar en el Mar Negro.

- 10 marzo 2000.- Revienta la balsa de una mina en Borsa (Rumanía) con veinte mil toneladas de residuos de plomo, zinc y cobre, que contaminaron el río Vasar y posteriormente el río Tisza (Hungría), y causaron importantes daños en la flora y la fauna.

- 12 septiembre 2000.- La rotura de un conducto de la fábrica de pilas y acumuladores de Kosovska Mitrovica (Kosovo) provocó el vertido unos 40.000 litros de ácido sulfúrico, de los que una cantidad menor alcanzó el río Sitnica.

- 16 agosto 2005.- Unos 80.000 litros del hidrocarburo orto-xileno, inflamable y venenoso, se vierten en el río Oise en Chauny (norte de Francia) debido a una fuga en la planta química de la compañía Akerma.

Fuente: AnsaLatina/ElPais/VTV

0 comentarios:

Diseño original por Open Media | Adaptación a Blogger por Blog and Web | Ajustes y Modificaciones por Melissa Roa