Documental HOME: Una cita excepcional con la Tierra... demasiado tarde para ser pesimistas

lunes, 16 de agosto de 2010

En sus 200.000 años de existencia, el hombre ha roto el equilibrio de casi 4.000 millones de años de evolución de la Tierra. El precio a pagar es considerable, pero es demasiado tarde para ser pesimistas. A la Humanidad le quedan diez años escasos para invertir la tendencia, concienciarse de la explotación desmesurada de las riquezas de la Tierra y cambiar el modo de consumo.

Yann Arthus-Bertrand, con sus imágenes inéditas de más de cincuenta países vistos desde el cielo, compartiendo con nosotros su capacidad de asombro y también sus preocupaciones, coloca, con esta película, una piedra en el edificio que tenemos que reconstruir todos juntos. Como reconocía el propio fotógrafo: "Hace 15 años que guardo en mi interior esta película. Lo que he visto y aprendido sobrevolando la Tierra me ha transformado. Hoy, todo lo que recibí quiero compartirlo. Por la calidad de sus imágenes y de sus reflexiones, esta película debe hacernos comprender que TODOS tenemos parte de responsabilidad y que todos podemos aportar nuestro óbol".

El cineasta alemán Wim Wenders dijo una vez: "Podemos mejorar las imágenes del mundo y, de este modo, podemos mejorar el mundo". Quizá ésto no se haya aplicado nunca mejor a una película que en el caso de Home. Una película que es todo un manifiesto. Nuestro impacto sobre la Tierra es mayor de lo que ésta puede soportar: consumimos demasiado y estamos a punto de agotar todos los recursos. Desde el cielo, se ven bien los lugares donde la Tierra está herida. Home explica, por tanto y sencillamente, los problemas actuales, diciendo al mismo tiempo que existe una solución. Lo que se dice en la película lo sabe todo el mundo, pero nadie se lo quiere creer realmente. Home es, por tanto, una piedra más en el edificio que construyen las asociaciones ecologistas para recuperar un cierto sentido común y cambiar nuestra manera de consumir y de vivir.

Home, que se inscribe en la línea de la película de Al Gore, Una Verdad Incómoda, es evidentemente una película militante que, desde el primer momento, se autoadjudica la misión de remover conciencias, darnos a conocer los movimientos tectónicos que se están produciendo e incitarnos a comprometernos para actuar. Aunque es cierto que, actualmente, está creciendo de manera progresiva en nuestras sociedades un movimiento de concienciación sobre los problemas ecológicos, las acciones para hacerle frente son aún demasiado lentas y demasiado tímidas, constatación que constituye en cierto sentido el credo de la película: "Es demasiado tarde para ser pesimistas".

Pero Home no es sólo un documental comprometido. Es un magnífico objeto cinematográfico. Cada plano nos corta el aliento y nos muestra la Tierra, nuestra Tierra, como nunca la habíamos visto. Cada imagen parece decirnos: "Mirad qué hermosa es la Tierra, mirad cómo la estamos destruyendo pero, sobre todo, mirad todas estas maravillas que aún nos quedan por proteger".

El propio Yann Arthus-Bertrand reconoce que "visto desde el cielo, son necesarias menos explicaciones". Ésa es la clave. La percepción que tienes es más inmediata, intuitiva, emocional. El título se le ocurrió a Luc Besson, a quien Home le pareció algo evidente. Es un título muy simbólico, porque la ecología es la ciencia de la casa… En eso se distingue Home de todas las demás películas sobre el medio ambiente; todas ellas, sin embargo, tan necesarias en este período crucial para la Humanidad. Home apunta directamente a la sensibilidad de todos nosotros: concienciar, en primer lugar, mediante la emoción, para cambiar nuestra manera de mirar el mundo.

Quizá sea también ese "menos explicaciones" el que permite a la película mantener su ambición de origen. A saber: abarcar, en apenas dos horas, las grandes cuestiones ecológicas a las que nos enfrentamos y mostrar cómo todo interactúa en nuestro planeta. Conviene señalar que la apuesta no estaba tan clara desde el principio, puesto que el rodaje se realizó sin guión.

Esto por lo que respecta al contenido. Pero la singularidad del proyecto también reside en su modo de difusión. Yann es un hombre generoso y su deseo más ardiente, desde el principio, era compartir la película con el mundo entero. Que la viera el mayor número posible de espectadores, en todos los continentes y, partiendo de ahí... ¡que fuera gratis!

La obra fotográfica Yann Arthus-Bertrand, agrupada en la exposición La Tierra Vista desde el Cielo –que, todavía hoy, ocho años después de su inauguración, sigue circulando gratuitamente por todo el mundo–, ha sido visitada por más de 100 millones de personas. ¡Pero el coste de producción de una película no tiene comparación posible con el de una exposición de fotos! Para más inri, el cine sólo puede existir gracias a los ingresos que genera… ¿Cómo integrar la gratuidad en este contexto, si no es apelando a generosos donantes, lo que implica necesariamente tiempo, mucho tiempo? "Pero el hombre es tan impaciente como cabezota, y el combate para salvar el planeta es urgente, absolutamente prioritario. El hombre es convincente e inspira confianza. Por ese motivo, me lancé a la aventura sin saber muy bien a dónde nos dirigíamos, pero sinceramente convertido a la buena causa y dispuesto a todo para que la película llegara a buen puerto, aunque sabía que todo podía detenerse con la misma velocidad a la que había empezado.

Fue la implicación increíblemente espontánea de Luc Besson, la que aportó credibilidad y viabilidad al proyecto. Era indispensable que un estudio de cine de envergadura internacional se implicara desde el principio en esta aventura. Fue la implicación de François-Henri Pinault y de todas las empresas del grupo PPR la que permitió concretar el objetivo impensable de gratuidad casi total, y a escala mundial. Gracias al entusiasmo y a la determinación de Yann Arthus-Bertrand, se pudieron aunar estas energías y talentos y conseguir este increíble reto, por el bien común de todos, al servicio únicamente de nuestro planeta, de los que lo habitan. Sin duda, seguirá siendo poco frente a la inmensidad de la tarea que les espera a las generaciones futuras, pero estoy sinceramente convencido de que nuestro deber es actuar, cada uno de nosotros a su propia escala. "Dadme un punto de apoyo y levantaré el mundo", decía Arquímedes. Hoy, mi deseo es sólo uno: que Home pueda servir de punto de apoyo a millones de individuos, en todos los continentes...".


Curiosidades...
La película documental Home se estrenó el 5 de junio del 2009 en todo el planeta de una forma más que curiosa incluido en You Tube. El objetivo de Yann Arthus-Bertrand, director; de Luc Besson, distribuidor; y de François-Henri Pinault, Presidente del Grupo PPR, sponsor oficial de la película, consiste en llegar al mayor número de público posible y convencernos de que todos tenemos una responsabilidad para con el planeta. También está disponible en DVD y Blu-Ray. Sin duda puede califiarse de una divulgación sin precedentes en la industria del cine. Y no es para menos. La situación del planeta no podría ser peor y requiere de una concienciación súbita, si no queremos agotar las últimas posibilidades de recuperación de la biosfera. Recordemos:

• que el 20 % de la población consume más del 80 % de los recursos;
• que los gastos militares son 12 veces más elevados que las inversiones en Desarrollo;
• que más del 50 % de la producción de cereales se destina a alimentar a la ganadería y a los agrocarburantes que esencialmente consume el 30 % de la Humanidad;
• que el 40 % de las tierras cultivables están contaminadas o degradadas;
• que cada año desaparecen 13 millones de hectáreas de bosques y la mayor parte lo hacen para ser cultivadas con soja transgénica para alimentar ganado;
• que 3/4 partes de los bancos de pesca en todo el planeta están agotados o sobreexplotados;
• que la banquisa polar ha perdido el 40 % de su grueso en los últimos 40 años y que el cambio climático puede tener consecuencias dramáticas provocando más de 200 millones de refugiados.

Un adelanto del documental

Fuente: Terra


0 comentarios:

Diseño original por Open Media | Adaptación a Blogger por Blog and Web | Ajustes y Modificaciones por Melissa Roa