México: Intelectuales se suman al rechazo a cultivos de maíz transgénico

miércoles, 3 de febrero de 2010

Mientras el gobierno federal acaba de autorizar el consumo humano y animal de cinco variedades de maíz transgénico –cuatro de Monsanto–, intelectuales se sumaron al rechazo a la entrega de 28 permisos para el cultivo experimental de este grano en territorio nacional, pues estudios internacionales han documentado daños a la salud.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), dependiente de la Secretaría de Salud, expidió ocho autorizaciones sanitarias para la importación y comercialización de organismos genéticamente modificados para uso y consumo humano y animal, así como para procesamiento industrial, informó Agro Bio.

Los autorizados son cinco desarrollos de maíz, uno de algodón, uno de soya y uno de alfalfa. Agro Bio precisó que con la aprobación de estos productos, en total son 77 los que están permitidos para que sean consumidos en el país.

Estudios internacionales

Por su parte, Greenpeace recordó que hace unas semanas a escala internacional se dieron a conocer estudios científicos elaborados por el Comité Independiente para la Investigación e Información sobre Ingeniería Genética (Criigen) que alertaron sobre daños en hígado y riñones de mamíferos derivados del consumo de variedades de maíz transgénico.

Por ello, consideró la organización, las autoridades deben aplicar el principio precautorio, para prevenir o detener mayores efectos negativos en el ambiente, la agrobiodiversidad y la salud humana y animal.

Asimismo, rechazó que los cultivos transgénicos traigan consigo mejores condiciones para los agricultores, ya que la patente de las semillas está en manos de empresas monopólicas, como Monsanto, que detenta 90 por ciento de las semillas de este tipo en el mundo y es el promotor directo e indirecto de 28 de las 31 solicitudes de siembras experimentales de maíz transgénico en el país.

Agregó que los experimentos no favorecen la investigación pública, ya que los científicos no tienen acceso para recolectar datos, debido a que las empresas controlan gran parte de la investigación por medio de las patentes y los candados del secreto comercial.

Greenpeace refirió que a pesar de que la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) alertó a las autoridades en el estudio Origen y diversificación del maíz acerca del riesgo de contaminación que representa el transgénico para el país –centro de origen y diversidad genética del grano–, se otorgaron permisos de liberación al ambiente de variedades de este tipo.

La organización ambientalista explicó asimismo que el rechazo al cultivo experimental de maíz en México lo han expresado científicos, productores y ambientalistas, así como artistas e intelectuales, entre ellos Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Bruno Bichir, Julieta Egurrola, Jesusa Rodríguez, Liliana Felipe, Cecilia Suárez, Vanessa Bauche y Laura Esquivel.

0 comentarios:

Diseño original por Open Media | Adaptación a Blogger por Blog and Web | Ajustes y Modificaciones por Melissa Roa