Estados Unidos admite el daño de los gases contaminantes

martes, 8 de diciembre de 2009

En el primer día de deliberaciones de la cumbre de Copenhague 2009, en la que se busca un acuerdo global para reducir las emisiones de gases contaminantes, curiosamente, la noticia se produjo en Washington.

Y es que ayer la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos tomó una medida histórica al concluir que los gases de efecto invernadero afectan la salud de la población y deben controlarse.

El anuncio surge al tiempo que el presidente Barack Obama busca impulsar las negociaciones del gobierno en la conferencia internacional sobre cambio climático, en la que Estados Unidos es uno de los principales defensores para combatir este fenómeno.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) dijo que la evidencia científica sobre el cambio climático muestra claramente que los gases de efecto invernadero “amenazan la salud pública y el bienestar de la población estadounidense” y que los contaminantes, principalmente el dióxido de carbono creado por el uso de combustibles de origen fósil, debería estar controlado por la Ley Federal de Pureza del Aire.

“Estas conclusiones tan largamente aplazadas fijan al 2009 como el año en la historia en el que el gobierno de Estados Unidos comenzó a atender el reto de los gases de efecto invernadero”, dijo la directora de la agencia Lisa Jackson en una conferencia de prensa.

“Última oportunidad”

Ya en la capital danesa, sede de la cumbre climática más grande e importante de la historia, los organizadores advirtieron a los diplomáticos de 192 países participantes que ésta podría ser la mejor de las últimas oportunidades de alcanzar un acuerdo que proteja al planeta del calentamiento global.

Aunque todavía hay temas clave sin resolver, la conferencia de dos semanas organizada por Naciones Unidas —que corona dos años de negociaciones complicadas— comenzó con tono optimista luego de que varios países desarrollados y emergentes prometieron reducir sus emisiones de gases contaminantes.

La presidenta de la conferencia Connie Hedegaard dijo que la clave para un acuerdo es encontrar la manera de recaudar fondos privados y públicos y canalizarlos a los países pobres para que puedan combatir los efectos del cambio climático.

“Esta es nuestra oportunidad. Si la desperdiciamos, podrían pasar años antes de que podamos tener una nueva y mejor. Si es que llegamos a tenerla” , dijo Hedegaard.

El Klimaforum alternativo

El Klimaforum, foro alternativo a la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático de la ONU en Copenhague, abrió ayer sus puertas con un llamamiento unánime a "una justicia climática".

El Klimaforum, que agrupa a ONG, movimientos ecologistas y grupos de indÍgenas entre otros, se posicionó como la cumbre "de la gente" y exigió un acuerdo que responda a los problemas planteados por el cambio climático. Los discursos coincidieron en reclamar atención a los lÍderes mundiales.

Vitrina para los carros eléctricos

Este prototipo de patrulla policial está siendo exhibido en Copenhague por la ensambladora de automóviles japonesa Mitsubishi. Este modelo no genera gases contaminantes.

Compromiso de China y EE.UU.

China y Estados Unidos, los dos países más contaminantes del mundo, con un 40% de las emisiones de CO2, acuden a Copenhague con una propuesta de recorte, de entre 17% y 40%, lo que es considerado insuficiente por la comunidad internacional.

Corrupción no ayuda

La corrupción, endémica en muchos países en desarrollo, contribuye a la escasez de agua y dificulta aún más la solución del cambio climático, denunció ayer en Copenhague Transparencia Internacional.

El organismo advirtió de que hay casos de corrupción en la perforación de pozos rurales en el África subsahariana, la construcción de plantas de tratamiento de aguas en zonas urbanas de Asia y en la de centrales hidroeléctricas en Latinoamérica.

Datos del ‘apocalisis’

  • En los primeros nueve años de la década, las temperaturas mundiales promedio fueron 0,6 grados centígrados más altas que el promedio de 1951 a 1980, según la Nasa y las temperaturas subieron a ritmo más acelerado en el extremo norte del planeta.

  • En los últimos tres veranos del hemisferio norte se derritió más hielo que nunca antes en el mar Ártico.

  • La cantidad de agua derretida que arroja al mar la enorme masa de hielo de Groenlandia aumenta un 3% todos los años.

  • En el extremo sur, a fines de la década científicos comprobaron que la Antártida también se está calentando.

  • En la década del 2000 los glaciares se derritieron, reduciendo las fuentes de agua para millones de indios, chinos y suramericanos.

  • Cada año se emiten, según las mediciones, casi 29.000 millones de toneladas de gas, 23% más que hace una década.

  • Fuente: El País

    0 comentarios:

    Diseño original por Open Media | Adaptación a Blogger por Blog and Web | Ajustes y Modificaciones por Melissa Roa